PROBLEMA: NECESIDAD VS. ACADEMIA

Valga la premisa que este post no pretende, ni mucho menos, arremeter contra la labor historiográfica de quienes hacen determinado tipo de Historia. Pero, en honor a la verdad, sí pretende llamar la atención sobre un hecho constatable en los últimos tiempos.
Vamos al punto: una cosa son las necesidades de la Historia, actualmente, en cuanto ciencia; y otra las voluntades de la academia, que parecen poner cada día más trabas a la cientificidad.
Se trata de un proceso de hacer pasar la parte – es decir, el detalle, lo que los historiógrafos franceses de los sesenta llamarían “l’histoire événementielle” – por el todo, aplicado al objetivo del historiador.
Ejemplificando, me refiero a las diferentes historias excesivamente parceladas que se presentan hoy en día como foco del análisis de congresos o eventos de corte retrospectivo, como la historia de las artes marciales en Europa o la historia de una determinada raza de caballos.
Y, como ellas, otros tipos de historias que versan y tratan de aprehender parcelas muy concretas de la Historia (biográficas, grupales, simbólicas, materiales, etc.).
¿Son historia erradas? No. Pero, son, sin duda, historias deslavazadas.
Dicho en otras palabras, y aquí entramos con la primera cuestión del título, la Historia necesita actualmente repensar su escala de análisis, de una manera coherente, consensuada y, sobre todo, progresiva. Si algo dejó como legado Fernand Braudel fue precisamente la progresividad en el enfoque macro -> micro. No hay segundo sin el primero.
Para poder pormenorizar el objeto de análisis, debemos previamente tener una contextualización correcta de la secuencia evento-fenómeno-proceso-dinámica (o sea, desde una perspectiva sociológica, los diferentes grados de la acción) pues, de otra manera, se intenta explicar algo concreto con elementos dispersos, resultando una práctica errónea (podría llamarse “ab errori”), que conduce inexorablemente al fallo interpretativo.
Por el otro lado, los historiadores nos enfrentamos a la idiosincrasia de la academia, que pretende la especialización “per se”. Cada investigador debe desarrollar su ámbito de estudio en un campo no muy amplio como para no poder abarcarlo durante la vida académica, pero no muy concreto, como para no ser innovador. Es el “modus operandi” de una academia carente de patrones universales que garanticen la evolución de la disciplina como ciencia, pero, al mismo tiempo, obligada a proporcionar un mal llamado “saber histórico” que justifique su existencia en los planes de estudio universitarios.
¿Cómo corregir este desfase? Creo obvio que no tengo una respuesta definitiva, pero sí apelo aquí al código deontológico del HISTORIADOR, cuya base esencial reside en la creación de saber histórico sobre el pasado, útil en el presente para construir el futuro en sus perspectivas culturales, sociales y antropológicas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *